1. Redes móviles 5G
A lo largo de 2019 se desarrollarán proyectos piloto bajo esta tecnología y se llevará a cabo la liberación del segundo dividendo digital. Se irá preparando así el terreno para que podamos navegar por internet desde el móvil a una velocidad que alcanzará los 10 gigabytes por segundo. A partir de ahí, los datos del portal Statista señalan que en 2024 el 5G habrá llegado al más del 40% de la población mundial, con cerca de 1.500 millones de usuarios del nuevo estándar.

 

 

 

 

 

 

2. Inteligencia artificial (IA)
Esta tendencia aparece en todas las quinielas desde hace ya algunos años, pero todo indica que este ejercicio supondrá su despegue definitivo y su democratización, ya que incluso se incluirá en la agenda política. No en vano, a principios de diciembre la Comisión Europea hizo un comunicado sobre IA y uno de los mandatos a los estados miembros es que deben tener su estrategia nacional en esta materia para mediados de 2019.

 

 

 

 

 

 

3. Dispositivos autónomos
En relación con el punto anterior, robots, drones y vehículos autónomos son algunas de las innovaciones que conforman una categoría que Gartner denomina ‘Autonomous Things’, definida como el uso de la inteligencia artificial para automatizar funciones que anteriormente eran realizadas por las personas. Esta tendencia va más allá de la mera automatización mediante rígidos modelos de programación, ya que explora la IA para desarrollar comportamientos avanzados que interactúen de una manera más natural con el entorno y los usuarios.

 

 

 

 

 

 

4. Bitcoin y Blockchain
Dinero digital, sí estás leyendo bien. La primera se trata de una criptomoneda y la segunda es el sistema de contabilidad, es decir, una base de datos en la que aparecen las transacciones de forma segura. Esta tecnología impide el uso de una moneda más de una vez, por el simple hecho de asegurar transparencia y seguridad en las transacciones.

 

 

 

 

 

 

5. Biotecnología
Otra tecnología de la que también se hablará mucho en el 2019 es la biotecnología. Con ella se podrán hacer cosas inimaginables, desafiando aquello que se creía imposible, como por ejemplo: satisfacer la demanda mundial de alimentos, combustible, nutrición animal… La podremos ver aplicada en la industria farmacéutica desarrollando fármacos más eficaces y personalizados para cada paciente. Y en el sector textil permitiendo la creación de tejidos inteligente.