Trabajar desde casa es un estilo de vida codiciado por mucha gente, pero requiere una buena dosis de autodisciplina si quieres que sea rentable y sostenible en el tiempo.

Incluso si estás todo el día pegado al ordenador, es fácil que te engañes a ti mismo haciendo cosas que parecen trabajo pero que no lo son. 

 

  1. Prepara un espacio de trabajo confortable

El lugar de tu casa en el que trabajas debe ser solo para trabajar, y no debes utilizar el resto, como la cama o el sofá delante de la televisión, para trabajar. Mantén los espacios separados para que los límites entre el trabajo y la vida en casa estén claramente definidos.

 

  1. Establece una (o varias) rutinas

Necesitas mantener una cierta regularidad en tu día a día, de modo que tu cuerpo y tu cerebro sepan cuando toca trabajar y cuando descansar. Establece un horario que se adapte bien a tus características e incluyendo tiempo de trabajo, de descanso, de ocio y para hacer ejercicio.

 

  1. Trabaja primero en tus TMIs

Cuando estés definiendo tu plan diario de acción, destaca cuáles son las Tareas Más Importantes (TMIs), es decir, las que debes hacer cuanto antes porque te acercan a completar proyectos y alcanzar objetivos.

 

  1. Localiza buenos sitios de trabajo alternativos

Por si no lo sabías, trabajar todos los días en casa cansa. Por muy confortable que sea tu lugar de trabajo, estar todo el día en el mismo sitio puede llegar a hacerse muy pesado, sobre todo si además no tienes interacción con otros seres humanos.

 

  1. Utiliza un sistema para organizarte

Organizarse no es tan trivial como parece. No se trata solo de redactar una lista priorizada de tareas e ir tachando cada cosa que haces. Puedes utilizar diferentes aplicaciones en línea o en tu teléfono para priorizar tus tareas.

 

Fuente: Francisco Sáez. (2015). 10 Consejos Para Ser Más Productivo Trabajando En Casa. Recuperado de https://facilethings.com/blog/es/productivity-working-at-home