Te compartimos 6 hábitos que puedes iniciar a practicar los domingos y que te guiarán para tener una semana más productiva y exitosa.

La mejor manera de planificar la semana que tienes por delante es empezando el domingo. El domingo es el día clave para dejar preparada la planificación de la semana.

 

HÁBITO 1: Levántate unos minutos antes de lo habitual

Levántate un poco más temprano el domingo y regálate los primeros momentos de la mañana para que te dediques a hacer lo que más te gusta. Puede ser leer, meditar, tomar un desayuno nutritivo, etc.

 

HÁBITO 2 :Crea una rutina de mañana con propósito.

Muchas personas tienen una visión idealista de las rutinas del domingo. Al pensar en una rutina de mañana las cosas que inmediatamente se nos vienen a la cabeza son:

Me levanto relajada

Tomo un desayuno nutritivo

Dedico un tiempo para agradecer

Pero muchas de estas cosas no suceden tal cual como las imaginamos y terminamos postergando el desayuno nutritivo.

Iniciar la mañana con un propósito te facilitará seguir con tu objetivo.

 

HÁBITO 3: Planifica el resto de tu semana.

Planificar los domingos es muy útil por muchas razones. Primero, te permite concéntrate y enfócate en la semana que se tiene por delante y además te da la oportunidad de repasar y volver a ver las tareas que tienes pensadas y programadas.

¿Y si planifico el lunes?

Si planificas el lunes le restas tiempo a las tareas que deberías estar realizando. Todas las personas que trabajan desde temprano saben que el lunes por lo general es un día intenso y de mucho trabajo. La planificación siempre es previa al trabajo y lo organiza para optimizarlo. Planificando el domingo te aseguras de que ninguna tarea quede sin agendar y empezar la semana de trabajo sabiendo que tienes para cada día.

Asegúrate de tomarte un tiempo cada domingo para planificar cómo será tu semana. Entre 30 y 40 minutos será suficiente para planificar tus tareas y actividades.

 

HÁBITO 4: Prepara tu menú semanal.

Dedícale un tiempo para preparar la planificación semanal de tus comidas. Sabiendo qué comer cada día te resultará más fácil cocinar. 

Prepara tus comidas con anticipación para ahorrar tiempo y poder realizar otras tareas.

 

HÁBITO 5: Cuidado personal.

Tómate el tiempo necesario para poder realizar tus rutinas de cuidado y relajación para amanecer descansado y con más energía.

 

HÁBITO 6: Irte a dormir en el mejor horario.

¿Cuál crees que es el mejor horario para ti? Piensa en el horario ideal para irte a dormir, vuélvelo un hábito.

Para muchas personas terminar con todas las actividades del domingo e irse a dormir en un horario previamente pensado y estipulado es algo difícil de lograr si estás batallando con este hábito, te recomendamos que pienses en alguna estrategia que te ayude a lograrlo.

Prueba realizarlo e iniciar con una semana más organizada y obtén mejores resultados.