blog

20-Nov-2018

Tips para mejorar las relaciones en el trabajo con tus empleados

Las condiciones que tenga una organización empresarial, así como la calidad que tenga esta para poder manejar la satisfacción y el talento de su personal marca la diferencia con otros negocios. La efectividad de su clima laboral y de su planificación se ve reflejada en el cumplimiento adecuado de los empleados, así como en su productividad y competitividad con respecto al resto del mercado. Todos son parte de la construcción del clima laboral de una empresa.

Comunicación fluida: Esta herramienta es fundamental para que las relaciones y el clima funcionen de forma adecuada. Es conveniente no hablar de los compañeros detrás de ellos y no hacer comentarios negativos porque el trabajo se puede convertir en un serio problema.
Debemos ser siempre directos en lo que se refiere a comunicación hacia los demás. También es importante que al tener tiempo libre debemos evitar los temas laborales, ya que es importante que aprendamos a desconectar de la rutina y mejoremos el resto de relaciones que no sean dentro de este ámbito.

No culpar a otras personas: Muchas veces, no tenemos la responsabilidad de los errores o de los problemas que comete la empresa en su globalidad, porque
inculpar directamente a terceras personas no es labor o tarea nuestra.
Sin necesidad de acusar a otras personas, podemos salvar nuestra responsabilidad del asunto. No obstante, debemos tener en cuenta que todos somos humanos y todos nos equivocamos así que no debemos hablar mal de nadie. Lo más conveniente es asumir nuestro papel en el asunto y ayudar a las personas que lo necesiten.

Compartir el éxito: Cuando nuestros compañeros y amigos alcanzan las metas que han deseado antes que nosotros o triunfan en un proyecto, no debemos sentirnos mal ni estar celosos. Todo lo contrario. Debemos alegrarnos por los demás y aprender de ellos, con el fin poder aplicar sus estrategias por nuestra cuenta propia.
Si se valora de forma sincera y positiva el trabajo de las demás personas, el clima y las relaciones laborales se verán fortalecidos. Además, esto demostrará el gran compañerismo e interés que tiene el resto del equipo por alcanzar el éxito común, evitando las rivalidades o malos entendidos.

Actitud positiva: Puede sonar repetitivo, pero la actitud con la que se afronta el trabajo diariamente es determinante para el éxito de las relaciones de todos los empleados. Es necesario que los problemas personales de cada uno queden en casa, y no sean transportados hacia el trabajo.
Si se muestra interesado y amable hacia los demás, propiciará una aproximación entre las personas y mejorará el ambiente. Mostrarse alegre y generar buenas conversaciones y tratos hará que el día a día en la organización sea excelente.

Ayudar y permitirlo: Existen momentos en los que la opinión y la ayuda de los demás son muy importantes. Es cuando nos daremos cuenta de la existencia de las buenas relaciones y de que son indispensables para que se desarrolle el trabajo de forma óptima.
Es importante que nos mostremos disponibles con el objetivo de ayudar a los demás cuando sea posible y que también ellos puedan ayudarnos a nosotros en los momentos preciosos. El trabajo en equipo funciona mejor que el individual si se quieren alcanzar las metas, mejorar en el día a día y crear un clima de confianza y respeto.

Compartir